Es interesante ver en estos días cercanos a la fiestas patrias, cómo se destaca la inmortal figura de nuestro Premio “Miguel Cervantes”, Don Augusto Roa Bastos, en varias partes del mundo, principalmente, a través de las diferentes actividades culturales y presentaciones impulsadas por las Misiones Diplomáticas del Paraguay en el Mundo y por referentes nacionales  de la cultura en el exterior.

No es para menos. Es que la figura del gran escritor paraguayo sobresale más allá de la literatura y se proyecta en diferentes áreas de la cultura y del arte, poco conocidas algunas y no siempre destacadas otras.

Buenos Aires es una ciudad siempre sorprendente, donde el espacio para la cultura es permanente, dinámica y activa. Tal es así que uno puede encontrarse en cualquier rincón de la ciudad, espacios donde, ya sea desde una presentación callejera, o en cines, teatros, o un mural, se expone la cultura.

Eso es lo que uno felizmente puede encontrar, en estos días, cercanos a la Fiestas Patrias, a pasos de la Embajada de la República del Paraguay sobre la Avenida Las Heras, en Buenos Aires. Allí donde comienza la Plaza “El Lector de Rayuela, un espacio de descanso de la Biblioteca Nacional de la Argentina, edificio que se yergue muy cerca de la mencionada misión diplomática, está la significativa presentación de una muestra de Afiches titulada; “Roa Bastos: El Supremo Guionista”.

Loable iniciativa de la Embajada del Paraguay, con el embajador Federico González, al frente de la misma, que conjuntamente con la Biblioteca Nacional de la Argentina, pusieron sobre el tapete a un Roa Bastos, único y diferente. Un espacio que permite descubrir a nuestro premio “Miguel Cervantes” en su papel de guionista de varias encumbradas obras fílmicas argentinas.

Esta muestra revela como el más importante hombre de letras del Paraguay, Don Augusto Roa Bastos, incursionó de manera activa y exitosa, en el mundo del guion de celebres películas argentinas, algunas de ellas, que retratan incluso nuestra historia nacional, y otras basadas en obras literarias del propio Roa Bastos.

¿Cómo se da este hecho? En 1947, cuando comienza su largo exilio, consecuencia de los procesos políticos que vivía el Paraguay, llegó a Buenos Aires buscando un nuevo modo de vivir y se abocó a realizar diversos tipos de trabajo para sobrellevar las penurias que conlleva un destierro.

Curioso es cómo en ese afán de sobrevivencia, cómo Roa Bastos fue mozo en un hotel de alojamiento, limpiador de vidrios, empleados de una compañía de seguros, corredor de pruebas en un diario, entro otras actividades.

Pero lo más interesante, -y es el motivo de la muestra- es el trabajo de guionista fílmico. Durante los 29 años que vivió en la Argentina, dentro del largo periodo de su exilio, escribió el guion de 16 películas de grandes directores del cine argentino de la talla de Armando Bó, Lautaro Murua, Lucas Demare y Marcos Madanes.

Y esta historia, poco conocida por muchos, no podía pasar desapercibida, aún más teniendo en cuenta las celebraciones en curso por los 100 años del nacimiento del insigne escritor. Es así que, pocos días atrás, el Embajador del Paraguay, Don Federico González, de modo brillante y emotivo, realizó la presentación de 13 afiches de los 16 obras guionadas por Roa Bastos, destacando la figura del maestro “como un paraguayo que sobresalió no solo en la Argentina, sino también en el mundo”.

En este rescate de la memoria, los afiches reviven la gráfica de importantes películas. Las fotos que a continuación se exponen hablan de ello.